Consejos prácticos para el cuidado de tus joyas

Ratio: 5 / 5

Inicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activado
 

Por Separado mejor

Procura guardar la joyería individualmente para evitar que se raye o se raspe al hacer contacto con otras piezas u objetos.

Joyas con trato especial

Las joyas con piedras y cristales deben tratarse con especial cuidado. Hay que evitar los golpes en su uso diario ya que estas pueden caer o romper. 

Los enemigos de las joyas

Evita lo más posible el contacto de las joyas con sustancias o productos químicos como perfumes, fijadores para el cabello, cremas, detergentes, mercurio, tintes, etc. Porque estas pueden mancharse o perder su brillo. Si vives en climas calientes o húmedos te sugerimos que laves periódicamente tus joyas, ya que el sudor las puede afectar.

Realiza una limpieza suave

  • Limpia la joyería con espuma de jabón, un cepillo suave y agua tibia.
  • Hay que enjuagarla con abundante agua y luego secarla con un paño suave o con un secador de cabello.
  • En el caso de las perlas, usa un paño de algodón húmedo y un poco de espuma de jabón para su limpieza.

Cuidado con el agua

Las joyas con cuero o piel no deben lavarse con agua, es conveniente limpiar únicamente la parte del metal. Los relojes no deben sumergirse en agua (a excepción de los que indican lo contratio) ni exponerlos al vapor, esto podría provocar daños a la maquinaria. 

No manipules las joyas

Las joyas no se deben forzar, torcer o apretar. Los broches y clips son partes delicadas, trátalos con cuidado. Si deseas hacer alguna reparación, solicita el apoyo del personal de NICE. 

© 2018 Graciela y Gabriel, todos los derechos reservados.