La joyería un negocio lucrativo.

Ratio: 5 / 5

Inicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activado
 
+

La joyería nunca pasa de moda y se puede llamar de primera necesidad según el momento.


Por su permanente demanda o por la facilidad para comercializarlo. El negocio de la joyería se convierte en un buen negocio. Es fácil desplazar el producto ya que puedes ofrecerlo entre familiares, amigos, compañeros de trabajo, amas de casa…
Las joyas han estado presentes desde tiempos muy remotos y siendo un complemento indispensable para completar el atuendo de una mujer.
Por ejemplo:
En Egipto, precisamente en el Imperio Medio, el arte de la joyería empezó a evolucionar considerablemente. Además de transmitir poder, importancia en la sociedad y elegancia, las joyas tenían funciones místicas de protección.
Para las mujeres de la antigua Grecia, las joyas eran un elemento muy importante ya que indicaban riqueza y el estatus. Usaban pulseras, pendientes y collares. En las pulseras y collares acostumbraban estampar celebraciones y tradiciones de su pueblo.

En la cultura romana, casi siempre utilizaban el oro como metal. Simbolizaban el poder adquisitivo, lo cual las convertía en “monedas de trueque”, especialmente en tiempos de guerra.
Los fenicios, por su parte, imitaron a los egipcios, desarrollaron nuevas técnicas de unión y sistemas de cierre. Elaboraron diversas piezas como anillos, collares, amuletos, porta amuletos, navajas de afeitar y espejos utilizando el oro y el bronce.

La joyería siempre ha hecho que las mujeres se sientan bellas y seguras.
En algunos momentos la joyería se convierte en un producto de primera necesidad. Las personas nunca dejan de regalar algo y cabe recordar que hay momentos, como una pedida de mano, San Valentín, un bautizo, una boda, 15 años, una primera comunión siempre el regalo estrella será una joya. Es difícil hoy en día ver a una mujer que se levante de la cama sin pensar en que pendientes o que collar va acompañar su outfit.

Quieres tener tu propia franquicia personal de joyería.


© 2017 Graciela y Gabriel, todos los derechos reservados.